domingo, 31 de diciembre de 2017

Educar-nos para la Ternura: preguntas sobre educar-nos para la ternura

Educar-nos para la Ternura: preguntas sobre educar-nos para la ternura: A propósito del libro: “ Educar-nos para la ternura – Joaquín Benito Vallejo – Ed. Corona Borealis ” – nos hacemos las siguientes pregun...

1 – ¿para qué? – en el mismo título ya viene especificado: para la ternura. Dicho más ampliamente;  educar-nos a nosotros mismos para ser más amables, más comprensivos, más empáticos, más receptivos, más disponibles, más respetuosos, más afectivos, más cariñosos, más amorosos… para el apoyo y reconocimiento de todo ser  distinto a nosotros.

Educar-nos para la Ternura: (Del libro: EDUCAR-NOS PARA LA TERNURA El tacto y...

Educar-nos para la Ternura: (Del libro: EDUCAR-NOS PARA LA TERNURA
El tacto y...
: (Del libro: EDUCAR-NOS PARA LA TERNURA El tacto y el contacto corporal en las relaciones humanas: Una visión trascendental - Cuidado, a...

compartir nuestra  vida con los demás.

Compartir es dar-nos mutuamente, de manera afectiva y reafirmante para ambas partes.
Ello implica nuestra conexión con los otros  y con el entorno que nos rodea.
Nexo = unión = vínculo.
Estar en conexión con nosotros significa sentirnos plenamente en el momento presente, premisa ineludible para poder estar conectados con los demás –para sentirlos igualmente-, dentro del medio entorno

miércoles, 27 de diciembre de 2017

M6 - Movimiento Orgánico - Joaquín Benito Vallejo - Alfa ínsitut


Movimiento Orgánico-Cuerpo en Armonía-Alfa Ínstitut-Joaquín Benito Vallejo .: La pérdida del movimiento natural

Movimiento Orgánico-Cuerpo en Armonía-Alfa Ínstitut-Joaquín Benito Vallejo .: La pérdida del movimiento natural: Cuerpo en armonía – Movimiento Orgánico. Joaquín Benito Vallejo Julio 2012   La pérdida del movimiento natural La pérdida d...

La vida humana es un continuo proceso de aprendizaje, perfeccionamiento y  superación, en el que todas las capacidades han de verse estimuladas  y potenciadas en todos los ámbitos: el físico, el psicológico y el social. En la medida en que esos procesos se paralizan, no solo se detiene el desarrollo, sino que  comienza un lento declinar de todas las funciones;  El organismo, la psique y la comunicación se deterioran; Se pierde actividad, estímulos y vitalidad; Va apareciendo la oxidación,  la atrofia, la degeneración. En cuanto se deja de aprender se comienza a envejecer. No se aporta ninguna información nueva a las neuronas y éstas mueren.

            Por otro lado, los diferentes aspectos bio-psico-sociales deben avanzar equilibrados potenciándose mutuamente sin disociarse. Si se rompe el equilibrio de esa unidad se produce también la perturbación, un cierto grado de alienación  y una pérdida o deterioro de la organicidad natural.